Nuestra Historia

ONG Phoenix Brik

Esta iniciativa se gesta a mediados del año 2008, en los laboratorios de Fundición del departamento de Ciencia de Materiales, tres jóvenes de un colegio de la región, nos contaron que deseaban hacer una campaña de reciclaje y que se propusieron reciclar las cajas de los jugos y leche que se daban en las colaciones a niños de básica, en respuesta se formo un grupo de jóvenes del colegio, de la universidad y profesores de diferentes carreras, logrando resultados de alto impacto, generar algunos productos a través de los envases de cartón para bebidas, todo esto nos permitió ver a escala piloto una cadena de valor virtuosa.

 

Lo que más nos quedo grabado fue que los niños de enseñanza básica eran los más motivados y comprometidos a creer que eran parte de la solución y así salvarían su planeta con su acción de juntar las cajitas, formando brigadas de limpieza y secado, esto generó confianza y sentido de pertenencia, ya que se adquiere el valor de hacerse cargo, el asumir una responsabilidad colectiva y que a todos beneficiará. Eso nos enseñaron.

El 30 de noviembre del año 2010, se le concede personalidad jurídica, decreto exento N° 5971 a la identidad “Organización no Gubernamental de desarrollo corporación de desarrollo Phoenix Brik, ONG Phoenix Brik”.

Iniciamos con el pie derecho siendo beneficiados por la embajada de Suiza, que nos significó partir con una gran campaña en colegios de Valparaíso y Viña del Mar, más puntos de recolección. Nuestro entusiasmos de apoco se fue aterrizando ya que la región no se encontraba preparada para asumir este tipo de compromiso y los entusiasmos pasaron al olvido, pero nos dimos cuenta que en este viaje no hay que forzar a nadie. Luego la voluntad de las personas, jóvenes y colegios comenzaron a llegar, a desear emprender, innovar, hacer algo, generar cambios. Esta fuerza humana permitió continuar.

 

El forrado de vivienda de personas vulnerables se dio inicio a fines del año 2011 y ha sido la motivación más fuerte para continuar adelante con Phoenix Brik, con las cajas que se recolectan en las diferentes comunidades de la región terminan siendo entregada a la ONG en donación, luego son trasformadas en placas aislante.

Comenzamos el 2012, a recibir a alumnos de colegios especiales y nos dimos cuenta que Phoenix Brik requería que personas con capacidades diferentes fuesen el principal motor productivo de la ONG, tanto en las áreas de educación y de procesos productivos. Los jóvenes ya mayores de 18 años que estudian en colegios especiales firman junto a su tutor y colegio la AUTORIZACIÓN DE SALIDA CON FINES DE APRENDIZAJE DE HABILIDADES, dando así inicio en su proceso formativo que tiene como fin la inclusión social laboral de estos jóvenes, generando Monitores de Reciclaje.

Hábitat saludables para todos

Al final y volviendo al principio de esta iniciativa el haberse hecho cargo de los envases de cartón para bebidas (tetrapak), nos ha permitido como organización juntos a todos los que nos colaboran hacernos cargo de personas y familias que ellos mismos les cuesta hoy en día poder hacerlo. El reciclaje con valor social participativo está calando hondo en las conciencia de las personas de nuestra región y se han ido dando cuenta, que si es posible ser parte de la solución.